Fractura de Radio y Cúbito

Las fracturas de radio y cúbito, comúnmente conocidas como fracturas de Colles son de las más frecuentes en la extremidad superior, casi siempre debido a caídas en las que se hace un apoyo de la mano en el suelo de forma brusca. Estas fracturas suelen tener un proceso de rehabilitación más o menos bueno con problemas sobre todo en casos de fracturas desplazadas en las que no se obtiene una correcta reducción y afinamiento de la fractura.

Hay fracturas en las que la inmovilización es obligatoria y el tratamiento debe de estar orientado a la inestabilidad y los riesgos de desplazamiento de las mismas. Hay otras fracturas en las que se puede realizar un tratamiento con una inmovilización relativa y una orientación general del tratamiento bastante distinta a lo que se realiza en los tratamientos clásicos.

  • Fisura ósea: es la pérdida de la continuidad del hueso, pero no completa. Es totalmente estable y no existe ningún riesgo de romperse. No debería de requerir inmovilización.​
  • ​Fractura estable: Es una fractura que conserva una parte del hueso y su cortical sin rotura, lo cual hace que el riesgo de desalineamiento sea bastante bajo. En ciertas fracturas hay que tener en cuenta que en las radiografías de urgencias puede verse una fractura incompleta y estable y sin embargo al cabo de una o dos semanas puede aparecer como una fractura completa. Al haber riesgo de rotura completa es necesario inmovilizar.
  • Fractura inestable: son fracturas completas que están alineadas, pero corren el riesgo de perder este alineamiento y requerirán vigilancia e inmovilización.
  • Fractura inestable operada o intervenida: una fractura que se ha tenido que estabilizar quirúrgicamente con placas, clavos y tornillos.
  • Fractura múltiple: fracturas más graves, el hueso se rompe en distintos sitios.
  • Fractura conminuta: fracturas mucho más graves, en los que el hueso se rompe en trozos muy pequeños.

Estas son las fases de curación de una fractura de muñeca:

  • Fase catabólica o de limpieza: lo primero en una fractura o en cualquier lesión traumática es la fase de limpieza de los residuos de la catástrofe (los escombros).
  • Fase de callo fibrocartilaginoso: se forma un callo blando, aún no es totalmente estable pero empieza a serlo.
  • Fase de osificación: comienzan a depositarse sales de calcio en el callo fibroso osificándolo y endureciéndolo poco a poco.
  • Fase de exageración: el callo se termina pero con un tamaño y forma desproporcionado a las necesidades y no adecuado a la función.
  • Fase de remodelación: durante unos 12 meses el callo se va remodelando, reduciendo y afinando.

Por lo general después de una inmovilización los dolores son normales.

Pide cita